jueves, 12 de abril de 2018

Los niños y la Oratoria

Artículo de Natalia García Nombela, 
coordinadora de la Escuela Europea de Oratoria

“Mami, ¿qué es hablar en público?” Me preguntaba hace unos días mi hijo Iván de 6 años. La pregunta vino porque en ese momento me estaba despidiendo de él para dirigirme a impartir uno de los cursos para aprender a hablar en público, que realizamos en la Escuela Europea de Oratoria.  Iván sabe que una de mis facetas profesionales es la de ser profesora, pero él me imagina dando clase como si fuera su profe de 1º de primaria, enseñando mates o lengua.  

Para contestar a su pregunta le dije que recordara el pasado festival de navidad del cole, donde él y sus compañeros de clase tienen que salir a bailar delante de todos los padres y madres, que ocupamos al completo todo el aforo del salón de actos. Y entonces le dije: “imagínate que en lugar de bailar tuvieras que salir a “hablar”, es decir, que tuvieras que contarnos  algo a todos los papas y mamas que estamos allí, por ejemplo, explicarnos qué es lo que más te gusta hacer en el cole”.

Iván se quedó en silencio, me miró y exclamó: “madre mía, ¡qué vergüenza mami, yo no salgo!”. ¿Será que genéticamente estamos predispuestos a sentir miedo al hablar en público? Iván es un niño muy extrovertido y abierto, y sin embargo, solo con imaginarse esa escena ya sentía esa vergüenza y temor.

Como profesora de la Escuela Europea de Oratoria, soy consciente de que uno de los mayores obstáculos a la hora  de hablar en público es el dichoso miedo a hacer el ridículo, el mismo miedo que nos impide hablar otros idiomas. Cuando somos niños comenzamos a desarrollar ese sentimiento de hacer el ridículo, que se refleja en actos como vergüenza a preguntar en clase cuando no se entiende algo, timidez a la hora de salir a la pizarra a hacer o exponer algún ejercicio, dificultad para hacer amigos…

Y ya en la adolescencia ese sentimiento adquiere una gran importancia. ¿Por qué no hacer algo entonces? ¿Por qué no ponerle remedio antes de ser adultos? ¿Te imaginas que hubieras aprendido a hablar en público cuando eras pequeño? Ojala yo hubiera tenido esa oportunidad, me hubiera ahorrado mucho “sufrimiento”.

Hablar en público es una cualidad imprescindible para triunfar en la vida profesional, pero lamentablemente es una asignatura olvidada en el curriculum español. Y es que, la oratoria no está contemplada en los actuales planes de estudio de nuestro país y los padres contamos con pocas herramientas para guiar a nuestros hijos en este camino.

Si quieres que tus hij@s lo tengan más fácil ahora y en el futuro, dales la oportunidad de aprender a hablar en público. Desde la Escuela Europea te proponemos el Campamento urbano de Oratoria con Inteligencia Emocional, que tiene lugar en Madrid en el mes de julio. Los chavales serán capaces de quitarse miedos y aprenderán dos temas fundamentales: por un lado, la gestión de emociones y, por otro, a hablar en público. Aquí tienes la información del Campamento de Oratoria para Niños y del Campamento de Oratoria para Adolescentes. 

Si tú no tuviste la oportunidad de aprender Oratoria siendo niño aquí tienes toda la información de los cursos para adultos: www.escueladeoratoria.com

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal